Los fundamentos del proyecto

¿La crisis? Una crisis de valores.

En nuestra sociedad experimentamos, desde hace muchos años, procesos de transformación tan acelerados, que con frecuencia nos encontramos confusos e incapaces de vislumbrar hacia dónde va todo esto. Tantos cambios deterioran nuestros sistemas de valores, e inevitablemente, se resienten los cimientos de nuestra existencia física, psicológica, económica y emocional. Si nos detenemos a investigarlo, nos encontramos ante una vida sin sentido y un modo de vivir equivocado. Los que nos paramos a observarlo, decimos: que hacer? Este proyecto es nuestra respuesta ante las carencias que tiene la sociedad en que vivimos y como solventarlas.

Que estamos en una época de crisis económica y de derrumbamiento de los valores, es algo de lo que nos informan cotidianamente los medios de comunicación, haciéndonos llegar la voz de numerosos pensadores, científicos o sabios que expresan reiteradamente su denuncia y nos aportan sus soluciones. Citaremos, a modo de ejemplo, el profesor y amigo José Rodríguez Delgado, profesor e investigador de fisiología:

"Los sistemas de valores humanos, que son los motores de ideologías, entusiasmos y actividades, se están quedando inoperantes y necesitan modernización... es necesario estudiar las opciones y es necesario proponer una reconversión de valores y conductas. Sus bases tienen que poder ser compartidas por todas las personas sin distinción de raza, sexo, creencias, ideología o cultura. Su estructuración, proposición y planificación debe ser realizada por un pequeño grupo interdisciplinario e intercultural, que incluya a científicos, humanistas y políticos que seleccionen, organicen, propongan y difundan los conocimientos ya existentes. La evolución de la especie humana no depende de un ciego destino natural, sino de nuestra inteligencia, ética y propósitos de vida. Con ello no se suplantan funciones divinas, sino que simplemente se utilizan las funciones cerebrales creadas por la Naturaleza."
Estamos en una encrucijada.
“El tiempo presente - estas pocas décadas en las que nos ha caído en suerte nuestra vida- es el tiempo más crucial para la vida de toda la historia del planeta. La suerte o el destino de todas las formas de vida están en nuestras manos; de hecho hemos de decidir si ha de haber un futuro. Esta debe de ser la consideración que de forma a nuestros puntos de vista y, que sirva de ayuda para determinar nuestras acciones. El proceso de renovación no ha hecho más que comenzar: está en manos de cada uno de nosotros asegurarnos de que no fracase.” (John Seymour y Herbert Girardet)

¿La solución? aprender el Arte de vivir.

Hoy, constatamos que el trabajo de humanizar a la humanidad está todavía por hacer. No podemos esperar que los demás lo hagan para nosotros. Si al igual que nosotros, sientes que somos todos responsables de esta situación y que podemos cambiarla, empezando por nosotros mismos, te invitamos a descubrir el camino de la sanación.

Realmente se trata más de una nueva manera de enfocar la Vida que de un camino que recorrer: confiar en la Vida, entregarnos a Ella, descubrir cuan benevolente es con nosotros, actuar desde y para Ella. En pocas palabras: amar la Vida. Y entonces amarlo todo, porque la Vida está en todo y lo es todo: nosotros mismos, las plantas, los animales, las cosas, el universo entero. La Vida lo une todo. Podemos y debemos, si queremos ser felices, sentir esta unión con los demás y con todo. Todo eso y más aún, lo descubrimos practicando el Arte de vivir, que no es más que un estado natural que hemos olvidado.

Nosotros practicamos este Arte tan bello, dejándonos llevar por nuestra maestra la Vida y nos parece tan importante y digno de compartir, que estamos creando un centro en la casa de Gaia para impartir talleres y dar cursos de formación a quienes quieren familiarizarse con este Arte. ¿Te interesa? Echa un vistazo a la sección: “Escuela de la Vida”.

Dejemos que la Vida nos convierta en su obra de arte.
“El objetivo de humanizar a los seres humanos bien merece atención y apoyo. ” (José Rodríguez Delgado)