el Arte de Vivir, ¿Qué es?

el arte último

Cada uno puede aprender este Arte tan bello, porque consiste en desarrollar todo el potencial humano que todos llevamos dentro. Podemos ir más allá de los instintos animales, tenemos una parte más profunda en nosotros, más consciente y es importante descubrirla porque nos abre las puertas de la libertad, ya no somos esclavos de deseos o instintos.

Todo está ya dentro de nosotros, pero todo el arte consiste en sentirlo, tomar contacto con ello. Esto hay que aprenderlo, desarrollando la sensibilidad, la atención y la observación. Cuando conectamos con lo que está dentro de nosotros, descubrimos que este algo nos transforma. No importa como lo llamemos, Energía, Vida, Verdad, Dios, Amor, Felicidad, Plenitud, Nirvana, Esencia, Sabiduría, Paz o lo que sea, lo importante es sentirlo, no el nombre que se le de, ni la descripción que se hace de ello.

tenemos dentro insospechadas reservas de energía
“Todos tenemos reservorios de Vida con que ni soñamos.” (William James)

Una vida nueva

Cuando se vive desde allí, cambiamos de vida, nuestra vida recién empieza realmente. Tenemos más energía. Convertimos las dificultades de la vida en oportunidades. Desarrollamos todas las cualidades humanas: la paciencia, el amor y la constancia entre otras. Para sanarnos, tenemos que explorar los límites de la autorealización. A medida que integramos el Arte de Vivir en nosotros, crecemos como seres humanos y maduramos profundamente, somos más verdaderos, entablamos relaciones sinceras y bellas, mejoramos nuestra comunicación con los demás; y también encontramos un trabajo que nos apasione. Entonces, gozamos de una vida plena, en perfecto estado de salud. Todos estos temas los tratamos en la escuela de la Vida, ya que en realidad, están todos relacionados.

Las repercusiones de este trabajo de crecimiento no son sólo individuales. También inciden sobre la sociedad. Cuando se sana una persona, se propicia la sanación del mundo. Porque cuando descubrimos esta cosa maravillosa dentro de nosotros, vemos también que está afuera, que está por todas partes y lo une todo. Si crecemos nosotros mismos, facilitamos el crecimiento de los demás. Así que la mejor forma de ayudar a los demás o de cambiar el mundo es empezar por ayudarnos y cambiarnos a nosotros mismos.

Nuestra Querida Tierra está en nuestras manos
“Usted es el mundo.” (Jiddu Krishnamurti)